miércoles, 18 de marzo de 2015

Educación: menos competencia, más colaboración

En 2012 la OCDE publicó el documento "Finland: A Non-Competitive Education for a Competitive Economy", en el que se explica que la competitividad económica se puede promover y mejorar mediante el fomento de la cooperación y la interacción en los tres niveles del sistema educativo: escuelas, profesorado y estudiantes. 

Lo anterior ha sido el principio estratégico clave en el desarrollo de la educación en Finlandia, y en varios otros sistemas educativos exitosos alrededor del mundo. 

Por lo tanto, las reformas educativas deberían priorizar el apoyo a la creación de redes escolares. De hecho, en el mencionado documento se comenta que en casi cualquier sistema educativo las innovaciones e ideas necesarias para la mejora ya existen en el sistema. El reto es compartirlos entre las escuelas. 

De esta forma, desarrollar el sistema educativo de manera que permita y favorezca que las escuelas creen entre ellas vínculos y redes de intercambio de información ayudará, probablemente, a propagar las buenas prácticas ya existentes.

El ejemplo chileno

Esta semana, en la web de Educación 2020, apareció una noticia titulada: "Los colegios públicos de La Serena que descubrieron que colaborar es más valioso que competir".

Lo anterior se gestó gracias a los talleres realizados en colegios públicos de La Serena, en compañía del Centro de Liderazgo Educativo, de Educación 2020. Durante 2014, varias comunidades educativas de La Serena trabajaron para fortalecer el liderazgo pedagógico de sus equipos directivos y docentes.

“En los talleres con equipos directivos se integraron distintos colegios públicos. Al principio, había desconfianza entre ellos, porque no se conocían, aunque están uno al lado del otro prácticamente. Pusimos el foco en que se escucharan y se conocieran y ahora se visitan y comparten experiencias para mejorar”, cuenta Lorena Jiles, responsable del proyecto y profesional del Centro de Liderazgo Educativo.

Es el caso de dos colegios que se ubican frente a frente y son emblemáticos para La Serena: el Gregorio Cordovez y el Gabriela Mistral. El primero es un liceo Bicentenario y el otro es el segundo liceo fundado en Chile, después del Instituto Nacional. “Al principio no querían ni hablar”, recuerda Jiles, pero ahora “se miran y se escuchan”. Comprendieron que colaborar es mucho más valioso que competir.

Más detalles en la nota publicada en www.educacion2020.cl