martes, 7 de mayo de 2013

El sistema educacional finlandés: un modelo exitoso



Desde que la OCDE comenzó a elaborar su informe PISA en el año 2000, Finlandia ha estado siempre en los primeros lugares de Europa y el mundo por su excelente nivel educativo, así como también registran un elevado índice de educación dentro del IDH (Índice de desarrollo humano).

Lo primero que llama la atención es que se trata de un sistema cuya educación es gratuita, e incluye comida, libros y materiales, desde el nivel preescolar hasta la universidad. Y el estado entrega entre el 11% y el 12% de su presupuesto a financiar este modelo.

A pesar de lo anterior, es curioso que la cantidad de horas de clases en Finlandia es mucho menor que la chilena. En el país nórdico las horas lectivas suman 608, frente a casi el doble que tenemos en Chile. Además, la jornada escolar que comienza a las 8:30, finaliza a las 15:00 horas.

Los niños empiezan el colegio a partir de los 7 años, y menos de la mitad de los que tienen 4-5 años van al jardín infantil. Y aún así, son mejores que el resto de los países estudiados por la OCDE.

¿A qué se deben estos resultados de excelencia? Por ejemplo, durante los primeros seis años de colegio, los niños tienen en todos o en la gran mayoría de los ramos, el mismo profesor. De esta forma, fortalecen su estabilidad emocional y su seguridad. Y hasta 5º básico, no hay calificaciones numéricas, para no fomentar la competencia entre ellos.

Por otro lado, las familias juegan un rol fundamental en la educación de sus hijos. Datos engregados por los mismo finlandeses indican que el 80% de las familias van a la biblioteca el fin de semana.

Y quienes están encargados de la educación en los colegios, son los mejores. Para ser profesor en Finlandia se requiere de altas calificaciones en el bachillerato (más de un 9 en una escala de 1 a 10), pero también se valoriza mucho la sensibilidad social.

Para entrar a la universidad, cada aspirante a profesor es entrevistado para valorar su capacidad de comunicación y su empatía, se miden sus aptitudes artísticas, y se les realizan pruebas de matemáticas, de lectura y otras habilidades tecnológicas.

Si te interesa saber más sobre este tema, puedes ver el documental “The Finland Phenomenon” del realizador Bob Compton, y el investigador de Harvard, el Dr. Tony Wagner, quienes analizan el modelo educativo de este país.