jueves, 5 de diciembre de 2013

Segunda parte de las repercusiones de la prueba Pisa

El martes de esta semana se dieron a conocer a través de los medios de comunicación los resultados de la Prueba Pisa. Y las opiniones críticas a nuestro sistema educativo no han parado.

Primero fue el turno de Educación 2020 y su coordinador nacional, Mario Waissbluth, a quien se sumaron varios académicos, autoridades y especialistas, quienes aún siguen comentando sobre el estancamiento de nuestra educación.

Cristián Bellei y Juan Pablo Valenzuela, del Centro de Investigación Avanzada en Educación de la Universida de Chile escribieron en La Tercera sobre este punto.

"Así como entre 2001 y 2006 Chile aumentó 32 puntos en lectura (un avance que llamó la atención internacional en ese momento), entre 2006 y 2012 no avanzamos ni un solo punto. El estancamiento es más preocupante toda vez que -según estas mismas pruebas- un tercio de los chilenos en lectura y ciencias, y la mitad en matemáticas, no ha adquirido las competencias básicas, y el país como conjunto está aún muy lejos del promedio de las naciones desarrolladas", detallan los especialistas.

Lee esta columna completa aquí. 

Según María Paz Arzola, investigadora del programa social de Libertad y Desarrollo y profesora part-time de Economía en la PUC, "los aumentos de recursos, sin un cambio en las prácticas pedagógicas o administrativas, han tenido un impacto despreciable en el desempeño de los alumnos, mientras que adaptar métodos de enseñanza y usar la tecnología para mejorar las prácticas pedagógicas y los sistemas de rendición de cuentas, resultan ser medidas altamente efectivas".

Lee la opinión de esta investigadora acá

Para Francisca Bascuñán, académica de la Facultad de Educación U. de los Andes, lo primero es "reforzar el proceso de enseñanza de la lectura en la educación preescolar y básica. Esto es una prioridad ineludible. El niño que lee y comprende lo que lee no tiene fronteras".

Para ver más detalles sobre esta opinión, entra aquí.