jueves, 13 de marzo de 2014

¿Qué es el "Informe PISA"?

A principios de diciembre de 2013, dimos a conocer en este blog los resultados de la Prueba PISA 2012, en el que Chile lideraba a los países de Latinoamérica, pero aún muy lejos del promedio de la OCDE.

¿De qué se trata esta prueba y el Informe PISA?  Según sus siglas en inglés, Program for International Student Assessment (PISA), esta evaluación realizada por la OCDE mide el rendimiento de los estudiantes a través de exámenes que se toman cada tres años. 

La prueba revisa las áreas de competencia de lectura, matemáticas y ciencias naturales, y no analiza los programas escolares nacionales, sino que revisa los conocimientos, aptitudes y competencias que son relevantes para el bienestar personal, social y económico.

De estas extensas pruebas, que se realizan cada tres años a alumnos de 15 años, se obtienen los rankings internacionales de educación para más de 60 países.

El origen del Informe

Según Andreas Schleicher, jefe de la división de análisis educativos de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), la idea de realizar esta evaluación, comenzó en la década de los '90, cuando se dieron cuenta que muchos países estaban siendo comparados por la cantidad de dinero que invertían en educación, y no por sus niveles de éxito.

Para el analista, la comparación entre países es vital en un mundo globalizado y, de hecho, confiar solo en los exámenes nacionales, en los que las calificaciones parecen mejorar, es perjudicar a los jóvenes, argumenta.

“Es como decirle a un estudiante que está en situación de desventaja en su salón de clases, ‘no importa cómo se compare tu desempeño con el de otras escuelas, te voy a calificar con una buena nota porque estás haciendo lo mejor que puedes’”, agrega.

Las críticas a la prueba

Según sus detractores, uno de los principales problemas de PISA, es que evalúa muy poco acerca de conocimiento y aplicación de estos. Al contrario, la gran mayoría de sus ítemes son muy deducibles y se pueden responder correctamente sin tener ningún conocimiento del currículo escolar. 

Agregan que ése es el motivo por el que los resultados obtenidos se puedan deber más bien a diferencias en los IQ generales de los países, que a la eficiencia de sus sistemas educativos.