viernes, 22 de agosto de 2014

Técnicas de estudio simples, pero efectivas


Uno de los problemas más frecuentes que nos cuentan los tutores y profesores de Claseduc, es que algunos de sus estudiantes desprecian o no valoran las técnicas de estudio que ellos les sugieren hacer.

Muchas veces, no basta solo con tomar apuntes en clases y asistir a éstas con regularidad, sino que también es necesario realizar un estudio sistemático de las materias pasadas, ojalá de lunes a viernes.

Este proceso varía para cada uno de los alumnos, ya que algunos tienen más facilidad para aprender ciertas áreas, y menos en otras, por ejemplo. 

Por otro lado, no todos tienen las mismas aptitudes y habilidades, y cuando se trata de estudiantes sin hábitos de estudio, es necesario aplicar algunas técnicas simples, pero útiles.

Cómo hacer buenos resúmenes

Aprender a resumir es algo que será útil no sólo para estudiar, sino que también para la vida laboral. En el aspecto académico, servirá para fijar en la memoria los contenidos de casi cualquier asignatura.

A continuación, te damos algunos de los tips que puedes seguir para hacer un buen resumen:

1º El primer paso es leer detenidamente toda la información, tratando de entender lo esencial o la trama, como si se tratara de una película o una novela.
2º Tratar de contar de qué se trata el texto, como si se estuviera contando un cuento. 
3º Al momento de hacer la segunda lectura, se debe subrayar o tomar apuntes de las ideas que se consideren más importantes. El objetivo es que al final, se sepa cuál el argumento principal, y cuáles tienen menos relevancia.
4º Finalmente, hay que volver a contar de qué trata, pero esta vez usando lo subrayado o los apuntes.

Cómo estudiar y memorizar

Son muy pocas las personas capaces de memorizar rápidamente lo que leen después de una o dos veces. De hecho, la mejor manera de hacerlo, es comprender previamente lo que se está tratando de aprender, para así facilitar la memorización.

Como en muchos casos no basta lo anterior, es muy recomendable utilizar algunos trucos muy simples, como la elaboración de fichas con palabras claves o hacer esquemas o mapas conceptuales de los contenidos, con el objetivo de complementar la memorización a través de la vista.

Es importante tener claro que para la gran mayoría de las personas, la memorización siempre implicará la lectura de la información varias veces. Para esto, te recomendamos hacer pausas entre medio, aunque lo ideal es que esas pausas sean entre días, es decir, lo más recomendable es estudiar  diariamente, ya que permite una mejor fijación en la memoria.