miércoles, 7 de marzo de 2018

Hábitos de estudio y los niños


Crear hábitos de estudio, conseguir que los niños aprendan o logren concentrarse al momento de hacer las tareas o preparar una prueba no es una tarea sencilla. El trabajo debe partir en casa y ojalá desde temprana edad.

Generar un ambiente propicio es una de las claves fundamentales, por lo que evitar frases que den a entender el estudio como algo negativo es un primer paso. Por ejemplo, evitar decirles cosas como "que lata que tienes que leer", "haz la tarea más rápido para que salgas a jugar" o "si no estudias, no te compro helado", deben erradicarse definitivamente.

Una de las tareas del tutor, profesor particular o apoderado que se encuentre con un estudiante poco colaborativo, será motivarlo para que estudie y quiera aprender.

Cuando los alumnos mejoran su disposición hacia el estudio, el camino se hará menos complejo. Y si no se necesita una nivelación muy profunda en sus conocimientos, se pueden comenzar a reforzar sus técnicas y hábitos de estudio.

En el caso de las clases particulares, podría resultar una obviedad decir que es fundamental asistir a cada sesión de manera regular, en días y horas fijas, pero no todos los padres, apoderados y alumnos lo consideran un factor relevante. Y en Claseduc, hemos comprobado que en casi todos los casos, sí lo es.

El lugar para estudiar

Un aspecto fundamental es el lugar elegido para estudiar o hacer tareas, el que cual debe tener las condiciones mínimas para no generar distracciones. Si se toma el hábito de estudiar en el mismo lugar, el proceso de concentración será más rápido y eficaz.

Por ejemplo, que en la habitación elegida, no hayan ruidos molestos; que tenga buena ventilación e iluminación, tanto natural, como artificial. 

La presencia de televisores, smartphones o radios, también debe erradicarse. Y el uso de una silla y una mesa que sean cómodas, es fundamental.

Las horas de estudio deben ser cuando el niño o joven no esté cansado. Por ejemplo, no comenzar inmediatamente después de llegar del colegio, sin descanso previo. Tampoco se debe estudiar tarde, cuando hay más cansancio y sueño, ya que el trabajo no será productivo, y solo se generará agotamiento innecesario.

Lo ideal es hacer un horario de estudios que contemple una o dos horas diarias, de lunes a viernes, y que se respete, salvo por casos muy puntuales y excepcionales.

Antes de estudiar, se deben preparar todas las cosas que se necesiten, como diccionarios, libros de consulta, lápices, enciclopedias, etc. De esta forma, no habrá excusas para cortar el estudio. 

En Claseduc ofrecemos reforzamiento escolar a domicilio para apoyar a los estudiantes con sus tareas, pruebas y exámenes en horarios fijos y regulares, algo que a la larga, puede crear hábitos de estudio en los niños. 

Contáctanos si necesitas apoyo:

Teléfono: 02 - 26383749.
Mail: info@claseduc.cl.
Valores: http://www.claseduc.cl/valores.php.